Visitas en Madrid

Visitas

❮❮ Volver a Visitas

Visitas
Visitas
Palacio Real: La intimidad de la Corte
Emblema principal del Madrid borbónico, el Palacio Real permite reconstruir en sus estancias visitables la vida de la realeza y la aristocracia en un mundo entonces lujoso, aislado y paralelo al del resto de la Villa y sus revueltas. Su inmensidad no permite visitarlo entero pero sus principales estancias, la Oficina de Farmacia, la Armería, el Museo de Colecciones Reales, permiten reconstruir todos los aspectos de la organización de la vida cotidiana en el Palacio y también de la vida pública en el Madrid de Los Borbones. El arte de Goya y otros artistas de la época que encontramos en el Museo del Prado nos permite apreciar y recrear como en una película el acontecer en sus estancias, tanto en los momentos tranquilos como en los momentos críticos de la historia de España.
Visitas
Visitas
PANORÁMICA DE MADRID: LA CORTE DE LOS MILAGROS
La visita panorámica de Madrid es todo un ejercicio de interpretación de lo visible y lo invisible. En las formas actuales de la ciudad se pueden adivinar sus orígenes, sus barrios divididos por culturas y por oficios, las puertas y puentes que abrían la Villa a las ciudades vecinas y al mundo. Desde la plazuela más humilde del Viejo Madrid hasta la geometría desafiante de los últimos rascacielos, la visita panorámica de Madrid permite reconocer en los nombres de sus calles y plazas cada momento histórico, cada personaje y cada tragedia que han conformado su personalidad abierta, dinámica y multicultural.

Después de la visita panorámica y de haber entendido la ciudad en cuerpo y alma, en forma y fondo, es el momento de sumergirse en cada museo, en cada monumento, y en cada espacio cultural que hacen a Madrid inconfundible y habitable para vecinos y visitantes.

A pesar de la implacable voracidad del desarrollo urbano moderno, Madrid aún conserva fuertes rasgos de tradición y de cercanía que la hacen entrañable, sobre todo si tras una buena panorámica la caminamos sin prisas desde el corazón del barrio de Los Austrias.
Visitas
Visitas
MADRID DE LOS AUSTRIAS: EL TIEMPO RECOBRADO
La visita al Madrid de los Austrias nos lleva al momento de la consolidación de la villa como capital, encajándose y superponiéndose sobre el Madrid medieval y sus sucesivas ampliaciones. Ya no está el viejo Alcázar de los Habsburgo pero abundan las muestras arquitectónicas, empezando por la propia plaza de la Villa, siguiendo por la plaza Mayor; y visitando conventos como las Descalzas o la Encarnación más una serie de palacios de la nobleza que han resistido bien el paso del tiempo y el crecimiento de la ciudad. Éste es también el Madrid del Siglo de Oro, donde se pueden seguir los pasos de Lope de Vega y Quevedo en la realidad y en la ficción. Sobre el Madrid de los Austrias se pueden diseñar a medida diversas rutas literarias, en función del autor y de la época elegidos. La abundancia de documentos, gráficos y testimonios permite que la visita al Madrid de los Austrias pueda hacerse tan profunda, especializada y tematizada como el cliente desee.
Visitas
Visitas
MADRID DE LOS BORBONES: LA CIUDAD DE LA LUZ
El Madrid de los Borbones se mezcla y se superpone sobre el Madrid medieval y de los Austrias, a partir del Palacio Real, situado justo en la colina que dio origen a la primera ciudadela árabe o almudena. La presencia imponente del Palacio Real, que originalmente pretendía ser hasta diez veces más extenso en los delirios de grandeza de los arquitectos reales de entonces, obligó a una construcción sólida, de poderosos muros y profundos cimientos sobre los restos del viejo y sombrío alcázar de los Austrias.

El Madrid de los Borbones trajo a la ciudad la luz, los grandes jardines, las anchas avenidas bordeadas por palacetes de la aristocracia, grandes hospitales, las puerta de Alcalá y de Toledo, el museo del Prado.

Todo ello convirtió a Madrid en una urbe moderna al nivel de las grandes capitales europeas y cuyo ordenamiento racional y habitable podemos apreciar y disfrutar hasta nuestros días.
Visitas
Visitas
MADRID MEDIEVAL: EL PEQUEÑO TEATRO DEL MUNDO
La visita al Madrid medieval nos hace retroceder cientos de años, al tiempo que en que la villa tenía unas pocas decenas de miles de habitantes. La mayor parte de los restos árabes están hoy bajo tierra, cubiertos por el posterior Madrid de los Austrias y su crecimiento natural; pero la historia recobrada y los nombres de las calles nos permiten reconstruirlo con la imaginación, recuperando formas y colores. Maltratados lienzos de muralla, las iglesias mudéjares de San Pedro y San Nicolás, huellas arquitectónicas bajo la plaza de Oriente… Todo ello nos permitirá reconstruir con la imaginación cómo era aquel Madrid convulso en las confrontaciones seculares entre moros y cristianos.

Entorno a la Almudena o fortaleza árabe, y protegidos por las sucesivas murallas, fueron creciendo las medinas y los arrabales, espacios de nombre árabe en sí mismos que se extendían en huertas hacia el pequeño río Manzanares, en lo que es hoy un importante espacio de ocio para la ciudad que vivió mucho tiempo de espaldas a él.
Visitas
Visitas
LEYENDAS Y MISTERIOS DE MADRID: PERSIGUIENDO SOMBRAS
El Viejo Madrid vuelve a ser el escenario de esta visita atemporal, mejor al atardecer o en la noche, que recopila una selección de misterios, leyendas y mitos desde los orígenes de la Villa hasta el siglo XIX. Hay que estar con los ojos bien abiertos para ver en las esquinas las sombras de los Inquisidores, la Princesa de Éboli o del Conde de Villamediana, y para descubrir en tantas calles el origen de su nombre perdido en el tiempo.
Visitas
Visitas
OTRAS VISITAS
Desde APIT, los guías especializados pueden diseñar combinaciones e itinerarios temáticos de todo tipo en función de cada motivación y de cada necesidad: Ciudades Patrimonio de la Humanidad, Red de Juderías Españolas, rutas del vino, los museos de Madrid, visitas a exposiciones temporales, rutas de tapas, rutas gastronómicas, rutas arquitectónicas, rutas de patrimonio industrial, rutas del arte románico, rutas y eventos tematizados para eventos especiales, rutas accesibles, rutas de inmersión en fiestas y culturas populares… y así casi hasta el infinito.
Visitas

❮❮ Volver a Visitas